Los dos cambios más destacados en la fertilización de fondo en cereal de invierno pasan por los abonos nitrogenados ricos en azufre y los fertilizantes de liberación gradual, según se constata en la zona norte de la península.

Los fertilizantes con contenido de azufre están adquiriendo cada vez un papel más importante en el abonado de fondo en cereales de invierno gracias a la función de desbloqueo del fósforo del suelo y a las propiedades agronómicas del azufre. Éste es el cuarto macronutriente y su importancia en el desarrollo de la planta es fundamental. La presencia del azufre en los fertilizantes nitrogenados influye de forma positiva en la absorción del nitrógeno en la planta.

Cooperativas consultadas afirman que juntamente al aumento de los abonos con azufre, se le suma el aumento del uso de una nueva gamma de fertilizantes de liberación controlada, ya que puede suponer una única aplicación, lo que resulta un ahorro en los costes de trabajo y energía.

Existen diferentes tipos de liberación lenta, dentro de los cuales se han desarrollado nuevas gammas con mayor eficiencia y favorables para las floras microbianas del suelo. Éstos fertilizantes de liberación controlada además de las virtudes conocidas, reducen de forma muy considerable las pérdidas por lavado en caso de lluvias.

Los fertilizantes de liberación controlada requieren de un mayor asesoramiento técnico, compensado por el mayor rendimiento final (tanto directo como indirecto).

Además, hay que tener en cuenta la lixiviación en las aportaciones de nitrógeno a los campos, por lo que los fertilizantes de liberación lenta reducen el riesgo de contaminación sustancialmente en los acuíferos, concluye Luís López Bellido (Catedrático de Producción Vegetal de la Universidad de Córdoba).