Las Naciones Unidas han declarado el 2015 como Año Internacional del Suelo. Se estima que aproximadamente un tercio de la superficie de suelo mundial está degradada o en proceso de degradación, y que si no se adoptan prácticas responsables en 2050 la superficie cultivable mundial equivaldrá a una cuarta parte del nivel de 1960.

Estudios contrastados determinan que en 2050 la población mundial superará los 9.000 millones de habitantes por lo que la producción de alimentos tendrá que aumentar un 60% sino la seguridad alimentaria se verá amenazada. Teniendo en cuenta que la gran parte de nuestros alimentos provienen del suelo tiene sentido mantenerlos sanos y productivos.

El objetivo de Año Internacional del Suelo es crear consciencia sobre la importancia de los suelos sanos para una vida saludable y la comprensión de la importancia del suelo para el bienestar de las personas, la seguridad alimentaria y las funciones esenciales de los ecosistemas.

Los mensajes clave que quiere transmitir la FAO con la celebración del AIS son:

  • Los suelos sanos son la base para una producción de alimentos saludables.
  • Los suelos son un recurso no renovable, su conservación es esencial para la seguridad alimentaria y un futuro sostenible.
  • Los suelos son el fundamento para la vegetación que se cultiva o gestiona para producir alimentos, fibras, combustibles o productos medicinales.
  • Los suelos contribuyen a combatir y adaptarse al cambio climático por su papel clave en el ciclo del carbono.
  • Los suelos almacenan y filtran agua mejorando nuestra resiliencia ante inundaciones y sequías.
  • Los suelos sostienen la biodiversidad del planeta y albergan una cuarta parte de la misma.

Es deber de todos ejercer prácticas responsables para contribuir en la protección del suelo. Estas prácticas pasan por aumentar el contenido de materia orgánica del suelo, mantener la vegetación, promover la rotación de cultivos, reducir la erosión y utilizar sabiamente los nutrientes, de esta forma se estima que el rendimiento de los cultivos puede aumentar hasta un 58%.

Desde Fertilizantes Gombau somos concientes de que la agricultura tradicional se está quedando obsoleta y que los agricultores tienen que adaptarse a nuevas prácticas agrarias más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente, por esto hemos desarrollado la gama de fertilizantes tecnológicos. Enelent y FermagGrains son fertilizantes de última generación que buscan ser más eficientes en el suministro de nutrientes para la planta, a la vez que favorecen el sistema suelo-planta a través de los microorganismos del suelo, evitan las pérdidas por lixiviación y volatilización, condicionan el sistema inmunológico beneficiario del suelo y además permiten reducir el número de aplicaciones, por lo que disminuye considerablemente el riesgo de contaminación química.

Les invitamos a que pidan información sobre nuestros productos tecnológicos y así poder conocer todos sus beneficios, para poder contribuir entre todos a la mejora del suelo.

A continuación les dejamos un video muy interesante del suelo donde podrán entender todo el proceso y los cuidados necesarios: